Se encuentra usted aquí

Adrián Fernández en la Galería Servando, cinco años después

Adalys Pérez Suárez

#Cuba #Cubaescultura #CNAP

Si hace cinco años Adrián Fernández (La Habana, 1984) trajo a la Galería Servando las imágenes de bailarinas de Tropicana y colocó ante los ojos de los espectadores detalles de sus llamativos atuendos, la exposición que ahora mantiene abierta hasta inicios de marzo en la céntrica instalación capitalina resulta, a partir del sujeto de la composición, diametralmente opuesta.

Catorce fotografías de esculturas religiosas o de los rostros de estas constituyen la propuesta del artista en El umbral de la incertidumbre, sin que sea una intención de carácter religioso la perseguida por quien desde hace algunos años se recrea en detalles de la arquitectura, interiores de inmuebles o sellos postales.

En las ilustradoras palabras del catálogo de la muestra, Antonio Eligio Fernández Tonel señala: “Al detenerse sobre las huellas evidentes del desgaste y del paso del tiempo, Adrián facilita que los símbolos de lo sobrenatural se tornen familiares, entrañablemente humanos, Lo logra, también, cuando retrata el reverso, la espalda de las figuras”.

Si la luz y el color imperaban en aquellas fotos de las bailarinas de Tropicana de hace cinco años, en las que ahora nos presenta, los fondos oscuros y la suavidad de los contrastes llaman a la intimidad, destacan los volúmenes y aportan al dramatismo característico en las imágenes de este autor.

El decurso de un lustro ha dejado una huella satisfactoria en el quehacer del fotógrafo. En Epílogos de una imagen idealizada y En el umbral de la incertidumbre no varían la galería, ni el artista. Tampoco la posibilidad que se le brinda al visitante de disfrutar de una propuesta visual técnicamente impecable y de múltiples lecturas.

(Tomado de Cubarte)

Adalys Pérez

Periodista de CMBF, Radio Musical Nacional y Cubarte.