Se encuentra usted aquí

Arquitectura de formas y colores. Exposición personal de Pedro de Oraá en el MNBA

Gabriela Hernández Brito

El pasado viernes 16 de diciembre quedó inaugurada, en el Edificio de Arte Cubano del Museo Nacional de Bellas Artes, la exposición “Abstractivos” del Premio Nacional de Artes Plásticas 2015 Pedro de Oraá. El título de la muestra se antoja sugerente, pues es una simbiosis entre las palabras atractivo y abstracción. Dos calificativos de esta exposición en la cual la armonía de la forma y el color se erigen como modo de expresión.

Anclado desde sus inicios a la tendencia abstracto-geométrica sus lienzos y maquetas no escapan de la realidad, por el contrario, reinterpretan el entorno  en un modo muy singular y revolucionario. El suyo es un arte que revela el orden geométrico de nuestro universo, donde cada uno de los elementos está constituido de acuerdo a principios matemáticos y de orden. El de Oraá es un mundo mágico de formas y colores, una nueva realidad pictórica que convierte al cuadro en un objeto en sí mismo. Cual caleidoscopio de infinitas combinaciones, su arte es una amalgama de forma y color que se ordena y yuxtapone en ocasiones, para crear espectaculares composiciones plásticas.

Aproximadamente treinta piezas realizadas durante el año 2016 componen la muestra de Pedro de Oraá, donde el abstraccionismo va más allá de las búsquedas puramente formales, al centrar su atención en una nueva concepción espacial. Sus obras son un espacio otro, un espacio imaginario permeado por la realidad. Una excelente exhibición que muestra las últimas creaciones de uno de los grandes maestros de la historia del arte cubano.

 

(La Habana, 1993). Licenciada en Historia del Arte en la Universidad de La Habana. Actualmente trabaja como Especialista de Comunicación del Consejo Nacional de las Artes Plásticas.