Se encuentra usted aquí

Auto Chrysler con alas, a lo cubano, atrae atención en Estados Unidos

Prensa Latina

#Cuba #CubaEsCultura #CNAP #ArtesdeCuba #ArteCubanoContemporaneo

Por Diony Sanabia

Washington, 16 may (PL) Miradas de escasa credulidad, deseos de fotos, expresiones de íwuao!..., todo eso y más provoca la obra Híbrido de un Chrysler, parte de un festival dedicado a Cuba que prosigue hoy en la capital estadounidense.

El artista cubano de la plástica Esterio Segura puso alas en 2016 sobre el techo de un auto negro de la mencionada marca, cuya fecha de fabricación data de 1953, para dar vida a otra de sus sugerentes producciones.

Después de ser recibida con entusiasmo el pasado año en la edición 57 de la Bienal de Venecia, Italia, esta propuesta ocupa espacio ahora en la Terraza del Río, del Centro John F. Kennedy para las Artes Escénicas.

La institución acoge desde el 8 de mayo hasta el 3 de junio el festival Artes de Cuba: de la isla al mundo, que combina música, danza, teatro, plástica, cine, diseño y moda, con más de 400 creadores e intérpretes radicados dentro y fuera de la nación caribeña.

A juicio de la crítica especializada, Hybrid of a Chrysler, su título en inglés, alude a una de las más recurrentes temáticas abordadas por Segura: la emigración.

Para el creador, nacido en 1970 y graduado del Instituto Superior de Arte de su país, 'el problema migratorio es un fenómeno que existe en el mundo entero' y 'no tiene que tratarse como un asunto triste, sino necesario'.

Sin embargo, la obra alude también a una de las imágenes más populares de las calles y las avenidas de Cuba, donde circulan automóviles estadounidenses de mediados de la centuria pasada, los bautizados almendrones.

Muchísimos de esos carros, utilizados para la transportación diaria de pasajeros, existen en la actualidad gracias al ingenio de los cubanos, otra de las posibles interpretaciones que propone la mencionada creación.

Como plantea el Centro Kennedy, Segura utiliza imágenes humorísticas para abordar temas sociales y políticos de la historia de su nación e Híbrido de un Chrysler constituye una evidencia al respecto que el público estadounidense constata por estos días.

Otras obras del artista han sido exhibidas en diferentes espacios norteamericanos e integran colecciones de los museos de Arte Moderno y del Bronx, en Nueva York.

(Tomado de Prensa Latina)

Agencia Informativa Latinoamericana