Se encuentra usted aquí

Ben Jones, artista de EEUU, en el Museo de Bellas Artes de Cuba

Dirección de Promoción CNAP

El artista norteamericano Ben Jones inauguró su primera exposición personal en Cuba, donde eligió exhibir tópicos constantes en su carrera: la discriminación racial y la violencia en su país, así como la contaminación ambiental. La muestra ocupará, hasta el próximo 23 de octubre, la Sala Transitoria del cuarto nivel del Edificio de Arte Universal, donde mañana el creador intercambiará con otros artistas y la audiencia interesada en conocerlo.

Jones expuso un conjunto de piezas inéditas junto a otras realizadas en los años de 2010 a 2017, que incluyen parte de su serie titulada Sangre. Dicha muestra la inició a raíz de la invasión de Estados Unidos a Iraq producida bajo el mandato del presidente George W. Bush.

Con el título de Resistencia, la exposición gira en torno a diferentes tipos de abuso: racial, de género, belicista, entre otros, y apunta con ojo crítico a la mantenida violencia contra la comunidad afronorteamericana y a problemas medioambientales, como el derrame de petróleo en los océanos.

Iconos de la cultura estadounidense como las cantantes Ella Fitzgerald, Billie Holliday, Sarah Vaughan, los activistas afroamericanos Malcolm X y Fannie Lou, aparecen en las obras de Jones como reverencias a personalidades que impusieron su talento al injusto orden social de la época que les tocó vivir.

Según recordó el artista, Fitzgerald, Holliday y Vaughan, tres de las voces más hermosas que ha dado su país al mundo, pese a ser estrellas de los espectáculos, debían entrar a los hoteles por la puerta trasera, entre otras medidas discriminatorias.

La exposición de Jones en esta capital igualmente denuncia varios problemas medioambientales, como el derrame de petróleo en los océanos, con consecuencias funestas para todos los seres vivos. Durante un reciente intercambio con Prensa Latina, el artista reprochó la postura del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, contraria a estrechar las relaciones entre su país y Cuba. La mayoría de los norteamericanos no piensan como él, subrayó el creador. De acuerdo con Jones, un gran número de coterráneos quieren conocer en vivo este archipiélago del Caribe y muchos de los que ya vinieron tienen deseos de regresar.

Yo siempre le aconsejo a todo el mundo que vaya a Cuba para que se cree su propia opinión sobre el país, comentó Jones, quien de tantos viajes -desde 1977 hasta ahora- ya se siente un cubano más.

(Tomado de Cubadebate)