Se encuentra usted aquí

Homenaje de la UNEAC al pintor y poeta Adigio Benítez

Susana Méndez Muñoz

#CubaEsCultura #CNAPCuba #ConsejoNacionaldelasArtesPlasticas #artecubanocontemporaneo

La Asociación de Escritores de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba realizó un homenaje al artista de la plástica, profesor y poeta Adigio Benítez, Premio Nacional de Artes Plásticas 2002, en el contexto del habitual Jueves Literario al conmemorarse este mes cuatro años de su desaparición física.

Alex Pausides, presidente de esa asociación dio la bienvenida a los participantes y explicó el motivo del encuentro: “Acostumbramos a recordar las buenas cosas de los amigos que es una manera de tenerlos con nosotros; en el caso de Adigio siempre va a estar vivo en nuestra memoria y en la obra que ha dejado”.

Surnay Benítez, hija del homenajeado y asesora del Fondo Cubano de Bienes Culturales, presentó el audiovisual De la luz se alimenta, de la realizadora Niurka Pérez y que forma parte de la serie Rostros de la Isla.

De la luz se alimenta es un verso de un poema de Adigio, quien responde en el documental un grupo de interrogantes acerca de su vida y su obra, y en el mismo se escucha en su voz Poema del pintor.

Seguidamente Surnay mostró los libros que escribió Adigio, en su mayoría poemarios, pero también un libro para niños con versos y figuras para colorear, así como el volumen Adigio, en la esquina roja. Dibujos de prensa, publicado por la editorial Letras Cubanas que reúne los dibujos que realizó durante el período 1946.-2010 para La Voz del pueblo –publicación del Partido Socialista Popular—, el magazine Mella,  y los periódicos Hoy, Granma y El Habanero.

El primero de sus cuadernos de poemas Días como llamas (1962) fue publicado a instancias del también poeta y pintor Fajad Jamís que fue el editor y en el mismo predomina lo épico por el contexto histórico en que surge. A este le siguió en 1964 Elegía a Manuel Ascunce,  totalmente ilustrado por el pintor.

Luego escribió Amor, tiempo de guerra (1979) con ilustraciones de Félix Beltrán, Luis Martínez Pedro y de otros reconocidos artistas.

Surnay consideró que su obra poética más acabada se encuentra en la compuesta por el artista en la década del 90 del pasado siglo, bajo el título Poema del pintor que se imprime en el año 1996 por Ediciones Unión en forma de plaquette.

A continuación dio lectura a algunos de los poemas de Adigio Benítez.

El artista de la plástica y crítico de arte Manuel López Oliva consideró al finalizar esta lectura de poemas, que un homenaje a Adigio Benítez debía tener una dimensión mayor; “Hoy como nunca tenemos necesidad de expandir las verdades ejemplarizantes, proyectarlas sobre todo para la gente joven, pues están ocurriendo en la cultura y en las Artes Visuales específicamente fenómenos preocupantes”, aseguró.

Seguidamente añadió que “la creación de algunos jóvenes artistas con mucho talento está basada en generar un tipo de producto vendible para un mercado selectivo lo que trae como consecuencia que gran parte de la creación esté perdiendo ideas; es una creación desconectada del pensamiento que corresponde más a un espacio entre el diseño y la artesanía y que se manifiesta a veces con un virtuosismo exagerado pero es un objeto complementario del diseño ambiental porque eso es lo que le interesa a sectores de la sociedad que tienen el  dominio del capital”.

Más adelante subrayó que se produce así una ruptura con los lazos de solidaridad de los hombres con los demás que son los que formulan los proyectos de transformación y de liberación social.

Dijo además López Oliva que homenajes como éste servirían a los jóvenes para reforzar el conocimiento de los artistas y del arte cubanos.

(Tomado de Cubarte)