Se encuentra usted aquí

Honran a pintor cubano Adigio Benítez

Prensa Latina

La Habana, 5 may (PL) El mundo de la pintura en Cuba recuerda hoy al artista, profesor y poeta Adigio Benítez, Premio Nacional de Artes Plásticas 2002, al conmemorarse el quinto aniversario de su fallecimiento.

También destacado dibujante y diseñador gráfico, Benítez fundó junto con otros reconocidos pintores la Escuela Nacional de Artes Plásticas y el Instituto Superior de Arte; y lo nombraron presidente de honor de la Asociación Internacional de artistas del sector.

Numerosas fueron sus exposiciones -más de treinta personales y un centenar de colectivas-; las obras realizadas por él se encuentran en la colección de Arte Cubano del Museo Nacional de Bellas Artes, así como en muestras privadas, tanto en la nación caribeña como en otros países.

Antes de triunfar la Revolución, pintó innumerables cuadros en los que reflejó las misérrimas condiciones de vida de los trabajadores y campesinos; plasmó con su pincel las duras jornadas laborales de la época; perfiló las figuras de líderes políticos como Mella y Villena, y reflejó en el lienzo la explotación de los obreros.

Adigio Benítez (Santiago de Cuba, 26 de enero de 1924) continuó ininterrumpidamente su quehacer artístico después de 1959 con diseños de carteles, vallas, ilustraciones de libros, algunas de estas creaciones premiadas, como el cartel de Jesús Menéndez.

Fue la etapa en la que el artista comenzó a dibujar milicianos y así nació una serie titulada Soldadores, obra con recursos provenientes del abstraccionismo.

En la década del 60 del pasado siglo comenzó a mostrar interés por el pop art, aunque el dibujo siempre representó su base creativa.

La exposición Papiros en La Habana, de 1969, definió un punto de giro en la obra posterior de Benítez, quien vivió bajo la influencia tardía del cubismo.

Exploró además, las posibilidades de la papiroflexia -técnica de confeccionar imágenes u objetos de papel doblándolo sucesuvamente- para luego darle un giro con apropiaciones del arte universal.

De igual manera, desarrolló una intensa labor de promoción de las Artes Plásticas como jurado de salones, concursos; fue comisario de exposiciones de arte cubano y realizó seis murales.

Publicó cuatro cuadernos de poesía y entre ellos aparece uno de sus más preciados versos, De la luz se alimenta, pretexto de la realizadora cubana Niurka Pérez para el audiovisual del mismo nombre el cual forma parte de la serie Rostros de la Isla.

Agencia Informativa Latinoamericana