Se encuentra usted aquí

Lam a las puertas de la XIII Bienal de La Habana

Virginia Alberdi Benítez

#Cuba #CubaEsCultura #CNAP #ArteCubanoContemporaneo

Honrar a Wifredo Lam en la antesala de la XIII Bienal de La Habana, que transcurrirá durante un mes a partir del 12 de abril próximo, conduce a un punto de partida imposible de olvidar.

Al exhibir en una de sus salas del Edificio de Arte Cubano la muestra Wifredo Lam: mito y poesía, el Museo Nacional de Bellas Artes no solo pone a disposición del público parte de la obra de uno de los creadores cubanos de mayor reconocimiento mundial, sino que llama la atención acerca de cómo la Bienal, la cita más importante de las artes visuales en la Isla, nació bajo el influjo tutelar del pintor de La jungla.

Sobreponiéndose a su precaria salud, el artista viajó a México en 1979 en ocasión de inaugurarse la exposición Wifredo Lam, colección del Museo Nacional de Bellas Artes de La Habana. En la capital cubana, comenzó a recibir atención médica, sin dejar de crear. De ahí que regresara más de una vez a su tierra, ocasiones en que concede una larga entrevista fílmica al cineasta Humberto Solás y otra al científico Antonio Núñez Jiménez, las cuales nutrieron un documental y un libro imprescindibles. Al fallecer en París, el 11 de septiembre de 1982, la familia cumplió con su última voluntad: traer a Cuba sus cenizas, donde reposan para siempre desde el 6 de diciembre de ese año.

La Bienal, cuya primera edición se efectuó en 1984, y la fundación del Centro de arte contemporáneo Wifredo Lam, proyectos en los que personalmente estuvo implicado Fidel Castro Ruz, se concibieron para que el legado del maestro se multiplicara y los artistas del llamado Tercer Mundo contaran con una plataforma para la promoción y el intercambio.

El objetivo del evento trascendió a la determinación de si un artista era superior a otro, y logró consolidarse como en palabras de Lilian llanes, primera directora del centro,  «un espacio en el que los artistas de esta parte del planeta pudieran conocerse mejor entre sí, intercambiar ideas, formas de trabajo, conceptos y puntos de vista, como una plataforma desde la cual proyectar su obra hacia el resto del mundo, y establecer una mirada propia», eso se debe en buena medida al ejemplo inspirador de Lam.

Lo que ahora exhibe el MNBA resulta también inspirador por permitir al espectador adentrarse en una zona de la creación del maestro en la que cosechó significativos logros estéticos: el grabado. La muestra recoge 30 litografías y aguafuertes realizados entre los años de 1947 a 1976, parte de los cuales respondieron a ilustraciones de obras literarias.

De Quetzal (1947), estampa litografiada, una de cuyos ejemplares ha sido valorado por el Museo de Arte Moderno de Nueva York, a la serie que acompañó la edición de 1976 del relato del colombiano Premio Nobel de Literatura Gabriel García Márquez, El último viaje del buque fantasma, Lam consiguió una admirable síntesis expresiva en el manejo del arte del grabado.

Desde la piedra litográfica, Lam nunca dejó de dar señales de la visualidad heredada de África, transmutada en gestos que denotan su sentido de pertenencia a la insularidad caribeña. Su gran amigo Alejo Carpentier definió temprano esa condición en un artículo publicado en 1944: «Hay creación en función de ambiente. La realidad y el sueño se confunden. La poesía y la plástica se hacen una. Hay atmósfera de mitos y de color, plenamente original. Hay mundo propio».

Con Wifredo Lam: mito y poesía, el Museo Nacional inicia la saga expositiva que hará de la institución uno de los focos más interesantes de esta XIII Bienal. Su director, Jorge Fernández, y el equipo de curadores se han propuesto una nueva lectura de la historia y la actualidad de las artes plásticas en la Isla.

(Tomado de Granma)

http://www.granma.cu/cultura/2019-03-05/lam-a-las-puertas-de-la-xiii-bie...

Virginia Alberdi

(La Habana 1947). Escritora, ensayista, promotora cultural, curadora y crítico de arte. Se ha desempeñado durante más de veinte años como Especialista del Consejo Nacional de Artes Plásticas (CNAP). Ha sido curadora de numerosas exposiciones.

 La exposición Wifredo Lam: mito y poesía exhibe en el Edificio de Arte Cubano del MNBA una selección de grabados del maestro. Foto: Colección del MNBA