Se encuentra usted aquí

Merecido homenaje al arquitecto Vittorio Garatti y las Escuelas de Arte en Milán

Gabriela Hernández Brito

El pasado 13 de diciembre quedó inaugurada la muestra colectiva Pasos de los artistas italianos Vincenzo Agnetti (1926-1981), Davide Nido (1966-2014) y Vittorio Garatti (1927) en el Museo de la Permanente en Milán. Es este último un arquitecto reconocido en el espacio cubano por sus obras la Escuela de Ballet y la Escuela de Música perteneciente al conjunto de la Escuela Nacional de Arte.

La idea de crear estas escuelas nace de la voluntad expresa del Comandante Fidel Castro de crear en Cuba un lugar para la formación artística y las escuelas más modernas del mundo.  Es así como Garatti y los otros dos arquitectos que participaron en su construcción (Ricardo Porro y Roberto Gottardi) llevaron a cabo un proceso de análisis cultural, histórico, geográfico, social, político y artístico que dio lugar a la autogeneración de sus arquitecturas. Es así como los tres arquitectos buscaron integrar sus edificios al paisaje, respetando en la medida de lo posible el espectacular entorno natural.

La muestra recoge una serie de proyectos fotográficos y documentos relacionados con la Escuela de Ballet realizada por Garatti, un edificio único por su lenguaje innovador y su dinamismo. El ladrillo fue el material utilizado en respuesta a la carencia de  acero y hormigón causada por el bloqueo norteamericano, produciendo un bello juego entre cúpulas y bóvedas catalanas a lo largo de toda la Escuela. La libertad de las formas y la organicidad de su geometría son una metáfora de la cultura cubana, una fusión entre pasado colonial, cultura negra, modernidad y Revolución. Una clara reformulación a ese ajiaco de tradiciones africanas, españolas y caribeñas analizado por el Dr. Fernando Ortiz.

La muestra pretende mostrar el proceso creativo que conllevó al producto final. Una gran obra arquitectónica que lamentablemente ha quedado varada en el tiempo y que no ha recibido la atención merecida. Un conjunto que sobresale en el contexto cubano y universal por su concepción, su forma de construcción y su singularidad. Un merecido homenaje al arquitecto y artista que nos legó un edificio irrepetible y anclado a la idiosincrasia y los valores culturales de Cuba.

 

(La Habana, 1993). Licenciada en Historia del Arte en la Universidad de La Habana. Actualmente trabaja como Especialista de Comunicación del Consejo Nacional de las Artes Plásticas.