Se encuentra usted aquí

Otro legado de José Villa Soberón

Gabriela Hernández Brito

¿Quién no conoce al escultor del Caballero de París, el Martí de la Fragua, el Hemingway del Floridita y del Benny de Cienfuegos? José Villa Soberón, Premio Nacional de Artes Plásticas 2008 es uno de los escultores más importantes de la historia del arte cubano. Su poética se debate entre la abstracción y la figuración. Dos vertientes que maneja a la perfección dejando a muchos sin aliento.

Villa logra captar los gestos, las poses y la personalidad de los seres representados, pero también utiliza el material y sus imperfecciones como medio expresivo fundamental.

En la tarde del jueves 16 de febrero quedó develada una escultura de Gabriel García Márquez, obra del artista en el jardín del palacio del Marqués de Arcos en Mercaderes No.16, Habana Vieja. Una imagen de excepcional naturalismo, con rasgos que singularizan y personifican al Gabo. Villa logra a través de gestos, arrugas, poses y ropajes captar la personalidad de este grande de la literatura universal. Villa logra convertir la frialdad del metal en una obra de profundo significado y nos entrega a todos los habitantes de este mundo un nuevo símbolo de la cultura cubana, caribeña, latinoamericana y universal.

(La Habana, 1993). Licenciada en Historia del Arte en la Universidad de La Habana. Actualmente trabaja como Especialista de Comunicación del Consejo Nacional de las Artes Plásticas.

Villa, gabriel, Sr. Embajador de Colombia y la obra. El Gabo. Fotografía: Cortesía de la autora
Villa y su obra. Fotografía: Cortesía de la autora
El Gabo. Fotografía: Cortesía de la autora
El Gabo. Fotografía: Cortesía de la autora
El Gabo. Fotografía: Cortesía de la autora
El Gabo. Fotografía: Cortesía de la autora
El Gabo. Fotografía: Cortesía de la autora