Se encuentra usted aquí

Rafael Acosta de Arriba: “Un regreso en grande de la Fotografía a Bellas Artes”

Adalys Pérez Suárez

#Cuba #CubaesCultura #CNAP #ArteCubanoContemporaneo #AntologiadeFotografiaCubana

Para el venidero 21 de septiembre se anuncia la apertura en el Museo Nacional de Bellas Artes (MNBA) de la muestra colectiva La imagen sin límites. Exposición antológica de fotografía cubana, la cual estará abierta en una de las salas transitorias del Edificio de Arte Cubano hasta el próximo 26 de noviembre.

La curaduría de la misma corresponde al ensayista y crítico de arte Dr. Rafael Acosta de Arriba, uno de los más importantes estudiosos de esta expresión de las artes visuales en el país, autor por demás del volumen La seducción de la mirada. Fotografía del cuerpo en Cuba (1840-2013), premiado por el Ministerio de Cultura y el Consejo Nacional de las Artes Plásticas en 2016.

“La idea principal de la exposición está fundamentada en un criterio personal mío de que la fotografía es una de las expresiones de las artes visuales cubanas que ha tenido un crecimiento mayor y un impacto más grande en los circuitos del arte contemporáneo internacional, en las últimas décadas”, explicó Acosta de Arriba, en un reciente encuentro con la prensa.

“Un primer proyecto lo presenté a la dirección de Bellas Artes en el 2005, pero no fue aceptado en aquel momento. Yo mantuve la idea de hacerla, hasta que el año pasado fue admitida con el concurso de Jorge Fernández (director del MNBA) y de Niurka Fanego (jefa de su Departamento de Curaduría); así como con la aprobación del equipo de curadores del Museo, al cual tuve la oportunidad de presentarles el proyecto.

De alguna manera, pudiera decirse que es un regreso en grande de la fotografía a las salas expositivas del Museo Nacional de Bellas Artes. No es que no haya habido exposiciones de fotografía en los últimos años, que sí han existido, pero de alguna forma esta es una exposición antológica y, al serlo, pues resulta un homenaje a los fotógrafos cubanos y a la fotografía cubana.

Tiene un antecedente en el año 1983. En aquella oportunidad fue más grande porque se utilizó todo el Edificio de Bellas Artes y, en esta ocasión, será solo en la Sala Transitoria del tercer piso del Edificio de Arte Cubano. Por tanto, hay ya un marco de reducción que es el de ajustarse al espacio expositivo.

De cualquier forma, no se trata de una reedición de aquella muestra, sino una nueva mirada al desarrollo de la fotografía en Cuba. Han transcurrido 35 años de una exposición a la otra y creo que son, precisamente, los 35 años en los que la fotografía cubana cambió de manera radical, moviéndose de la épica de los años 60 a una fotografía con aires postmodernos y con los códigos visuales más al uso en el arte contemporáneo internacional. Por lo que resultará muy interesante ver esta exposición, sobre todo cuando uno analiza de finales de los años 80 hasta la fecha”.

En el reciente encuentro convocado por el MNBA a propósito de sus próximas propuestas, el también autor del texto Fotografía y ciudad, una relación de vieja data, se refirió a la museografía de la muestra.

“El despliegue de la exposición lo he divido en cinco momentos: El comienzo de la fotografía en la Isla, con José Gómez de la Carrera, fotógrafo español que vivió en Cuba mucho tiempo y, como se conoce, documentó la guerra de 1895. También está en ese segmento Joaquín Blez, quien tuvo un importante Estudio en La Habana.

Al segundo momento lo titulé La República, centrado básicamente en el Club Fotográfico de Cuba, agrupación gremial en la que se nuclearon los principales fotógrafos de esa etapa. Están aquí Generoso Funcasta, Constantino Arias, Tito Álvarez, Roberto Rodríguez Decall, Emilio Contreras.

Le sigue Los sesenta, la épica y los setenta, que empezó un poquito antes de los 60 con Julio López Berestein, un gran retratista; Germán Puig, un cubano que vive en Barcelona y Jesse Fernández, a mi juicio el gran retratista de la fotografía en la Isla, a pesar de nuestra gran tradición en este género.

Entramos en la épica con Raúl Corrales, Korda, Roberto y Osvaldo Salas, Ernesto Fernández, Pepe Agraz, Liborio Noval, Rogelio López Marín, María Eugenia Haya, Mario García Joya, Iván Cañas, Enrique de la Uz, José Alberto Figueroa, Chino López y Raúl Martínez.

Al otro momento lo titulé El cambio y el arribo de lo postmoderno. Ahí se evidencia el cambio gigantesco, radical que se produce en el desarrollo de la fotografía en Cuba a finales de los 80 y en los 90, con el arribo a nuestro país de las ideas de la postmodernidad. Esas ideas llegaron con veinte años de retraso, como se sabe, pero una vez que llegaron aquí produjeron un grupo de transformaciones en la visualidad general del país.

En este segmento se encuentran Humberto Mayol, Alfredo Sarabia Domínguez, Marta María Pérez, René Peña, Juan Carlos Alom, Abigaíl González, Eduardo Hernández Santos, Cirenaica Moreira, José Julián Martí, Raúl Cañibano, Ricardo Elías, Pedro Abascal, Ernesto Javier Fernández, Liudmila y Nelson, Roberto Chile, Alejandro González y José Manuel Fors, este último con dos instalaciones en la sala.

Al momento de cierre lo titulé Siglo XXI, hibridación de los códigos visuales internacionales y ahí están los más jóvenes: Jorge Otero, Rodney Batista y Yanahara Mauri

Lógicamente, al tener que reducir a 50 fotógrafos la muestra, hay grandes omisiones. Soy absolutamente consciente de ello, pero no había otra manera de hacer una exhibición panorámica de la fotografía en nuestro país.

Debo decir que, en todos los momentos, en todos los casos, hacer esta síntesis ha sido verdaderamente muy difícil por la cantidad de fotógrafos notables que tiene la historia de la fotografía en Cuba. Pero un curador no tiene más remedio que coger las tijeras y hacer su selección. Por supuesto, a riesgo de las críticas, de las opiniones. Sin embargo, no hay más remedio que coger por ese camino empedrado y lleno de riesgos”.

Según explicó Acosta de Arriba, es propósito de los organizadores de esta exposición que la misma no se limite a su exhibición en el Edificio de Arte Cubano.

“Existe la idea de organizar un panel sobre fotografía cubana al cierre de la exposición en noviembre, así como de que esta se exhiba en otros países el próximo año. Posiblemente en Foto España, evento muy prestigioso. Realmente, no quisiéramos que la exposición se quede en el marco de Bellas Artes, sino que se moviera por entidades de otros países y provincias”.

(Tomado de Cubarte)

http://www.cubarte.cult.cu/periodico-cubarte/rafael-acosta-de-arriba-un-...

Adalys Pérez

Periodista de CMBF, Radio Musical Nacional y Cubarte.