Se encuentra usted aquí

Rigoberto Mena en San Alejandro

Jorge Rivas Rodríguez

#CubaEsCultura #CNAPCuba #ConsejoNacionaldelasArtesPlasticas #artecubanocontemporaneo

Las pinturas de Rigoberto Mena santana (Artemisa, 1961), exhibidas bajo el título de Homo abstractus en la galería de la Academia de Artes plásticas San Alejandro —donde se mantendrán hasta mediados de julio—, introducen al espectador en una suerte de meditación especulativa en torno al “misterio de la vida, la certeza de que un instante puede ser la eternidad…”, como expresa el reconocido maestro de la abstracción, quien desde hace algunos años arribó a su plena madurez creativa y ha realizado cerca de 30 exposiciones personales, unas 70 colectivas, fruto de un quehacer profesional de casi tres décadas.

Se trata de 40 obras en las que este artífice, considerado entre las figuras más importantes de este género en Cuba, conforma un universo  cósmico imbuido en el tiempo y el espacio en que transcurre su existencia y la de sus semejantes, para finalmente construir  polémicos discursos en los que en algunos de sus lienzos más recientes —y además los más llamativos de la muestra— logra  un sugerente ordenamiento en el  que se fusionan líneas, manchas, y trazos fuertes y ligeros, con  siluetas generalmente perdidas, que conforman disimiles lecturas que trascienden en espacios continuos, generalmente en fuga, como sugiriendo un infinito plástico que rememora asimismo un viaje sin fin, una y otra vez inmerso en la psiquis del hombre contemporáneo.  

La galería, dotada de un moderno y efectivo sistema de luces, está compuesta por dos salas, separadas entre sí por el lobby de entrada a San Alejandro, circunstancia que aprovechó la experimentada crítico de arte y curadora Isabel Pérez Pérez, para ubicar, en la segunda de ellas, una antología de trabajos realizados sobre papel en años anteriores, como testimonio del crecimiento artístico de Mena, quien ha establecido un estilo único, definido por las tensiones dinámicas, conseguidas a través de estructuras aparentemente estáticas pero definitivamente móviles, que surgen de disímiles expresiones abstraccionistas emanadas de sus sentidos, como resultado de la profunda interpretación del mundo.

“Vivo obsesionado con los pequeños detalles que encuentro a mi paso. Son trazos, garabatos, textos, practicados con cualquier implemento… Siento la energía que sale de las paredes inmemoriales, los metales corroídos, los papeles húmedos secados al sol… Distingo los colores de la arcilla, del carbón, del oxido, de la tierra, advierto la oreja de Van Gogh, el lirismo de Girona, la fuerza de Pollock. Me lleno de prana, continuo”, ha expresado este pintor, formado a fuerza de sacrificios, estudios autodidactos y, sobre todo, de su persistente aventura y experimentación dentro del complejo panorama de las artes plásticas insulares, en la cual ya ha ganado autoridad y reconocimiento.

Isabel María Pérez Pérez, curadora de la exhibición, en las palabras del catálogo, señala que asistimos a un “homo abstractus”, que resume la obra de “un artista sumergido en el dilema perpetuo de deslindar lo superfluo de las formas simples para explorar en el inatrapable repertorio del acontecer, unas veces perturbador e impetuoso, por momentos lírico y conciliador. Como capas de polvo sideral, pletóricas cada una de ellas de los arcanos originarios del universo, se suceden y superponen legajos de resonancias que pudieron haberse gestado en una era remota, o que quizás nos asalten a la vuelta de una esquina en un día cualquiera de la próxima centuria”.

Sus obras más recientes fueron realizadas en el confortable estudio-galería inaugurado por Mena durante la 12ª Bienal de La Habana (2015), lugar que igualmente concibió  junto con su hijo Antoine Mena González,  Antuán (La Habana, 1984), amén del apoyo de la comunidad, en la intercepción de las calles 54 y 21, de Marianao, para irrumpir en el panorama socio-cultural de esa humilde zona, cuyos habitantes, sobre todo los niños y jóvenes, encuentran allí desde entonces un sano lugar de enriquecimiento espiritual y de conocimiento artístico,.

 

Foto 1: guía Mena 1

Homo abstractus constituye, igualmente, una lección de buen arte abstraccionista que seguramente incentivará a muchos de los jóvenes que cursan estudios en la prestigiosa y vetusta Academia de San Alejandro.

Foto 2:

Mena, según Isabel Pérez, es un artista “sumergido en el dilema perpetuo de deslindar lo superfluo de las formas simples para explorar en el inatrapable repertorio del acontecer”.

Imagen 1. Rigoberto Mena
Imagen 2. Rigoberto Mena
Imagen 3. Rigoberto Mena
Imagen 4. Rigoberto Mena