Adiós a Trillo, uno de los grandes


adios-a-trillo-uno-de-los-grandes
Carlos Trillo junto a una de sus obras. Fotografía tomada de Facebook

Virginia Alberdi Benítez

Como una sensible pérdida para el arte cubano se recibió este miércoles la noticia del deceso en La Habana del pintor Carlos Trillo, a los 81 años de edad, aquejado de un paro respiratorio.

Alcanzó nombradía por la coherencia con que se mantuvo fiel a la abstracción y, de manera muy particular, a la vertiente conocida como pintura matérica, de la que fue un maestro que conquistó reconocimientos entre la crítica y los amantes de esta manifestación artística.

Carlos Trillo en su estudio. Fotografía tomada de Facebook

Nacido en La Habana en 1941, su niñez y primera juventud transcurrió en Estados Unidos. Tras el triunfo de la Revolución regresó a Cuba, donde se dedicó por completo a la creación. Dentro de la abstracción puso interés en el empleo de arena, cola, polvo de mármol, pastas, yeso, asfalto y madera carcomida en la composición de sus piezas bidimensionales, las cuales partían de la base de un ejercicio pictórico.

Carlos Trillo junto a Pedro de Oraá. Fotografía tomada del perfil de Facebook del Estudio-Taller Pedro de Oraá

Reorientó una práctica desarrollada por algunos de los más conspicuos artistas europeos adscritos al informalismo, para insertarla en un imaginario solo concebible en una atmósfera insular como la cubana.

Ello se hizo notar en la primera exposición personal de 1967, en lo que sería la Casa de Cultura de Plaza, pero sin lugar a dudas, por su atrevimiento y novedad, la marca Trillo se impuso con las muestras Ocres y azules (Biblioteca Nacional, 1974) y Ana, el tiempo y los muros (23 y 12, 1982), y la serie Manhattan 97. Entretanto, cada participación suya en salones y exposiciones colectivas constituyó un aporte por su singularidad. De la pintura derivó hacia la escultura, con obras de alto vuelo, en concreto y metal.

Obra de Carlos Trillo en la exposición Aquí vienen a dar los Vientos, 2011, Galería Villa Manuela. Fotografía tomada del portal digital del Periódico Granma

Miembro de la Asociación de Artistas de la Plástica de la Uneac, expuso más de una vez en la sede de la organización; la más relevante de todas aconteció en la galería Villa Manuela, que albergó en 2011 la muy celebrada colección Aquí vienen a dar todos los vientos*.

Obra de Carlos Trillo. De la serie Aquí vienen a dar los Vientos, 2010. Técnica mixta sobre lienzo, 80 x 60 cm. Fotografía tomada de la página web de la galería Villa Manuela

*Texto publicado en el Periódico Granma con fecha 27 de julio, 2022


0 comentarios

Deje un comentario



v1.0 ©2019     Desarrollado por Cubarte