Cuando el arte es un taladro meditativo en la cabeza


cuando-el-arte-es-un-taladro-meditativo-en-la-cabeza
"In & Out". Exposición de David Beltrán y Kmilo Morales. Vista general.

Por: Barbara Molina

Fotografías: Maité Fernández 

Factoría Habana ha estado bastante agitada en términos artísticos, y es que en esta ocasión presenta dos exposiciones al mismo tiempo en diferentes espacios de la propia galería. En la segunda planta de su sede en la calle O'Reilly, el pasado 7 de octubre se inauguró la muestra conjunta de pintura de Kmilo Morales y David Beltrán: In & Out con la curaduría de Concha Fontenla.

Obras de Kmilo Morales. Vista general.

In & Out es una exposición que me gustaría llamar serena. Dentro y fuera (traducción al español del título de la muestra) establece conexiones sobre las maneras en que los artistas abordan la pictografía, Kmilo desde la mirada contemplativa y David desde las capas/estratos de las obras tratadas. Ambos artistas hacen que el espectador realice un viaje intergaláctico desde la propia Habana. Hace algunos años, en el 2019, tuve la oportunidad de ver toda una sala de “Rothkos”. La sensación de calma, serenidad y enajenación introspectiva que sentí en ese entonces puedo compararla con el segundo piso de Factoría Habana.

Kmilo Morales. Aureola, Serie Halos de Agua, 2022. Tinta china sobre lona de algodón 429 x 300 cm.

Kmilo Morales es un artista que hemos visto en otras ocasiones con exposiciones bi-personales. La última que pudimos disfrutar fue junto a Gerardo Liranza en la Galería Galiano en 2016. Desde sus inicios Kmilo ha utilizado al orientalismo como referente/inspiración en su proceso creativo, fórmula que se puede decir, es su sello personal. Con sus obras transporta al espectador a un lugar de meditación, lo imbrica en un proceso espiritual y cada lienzo casi puede compararse con la visita a un templo. En esta exposición y sus nuevas series, vemos una evolución a maneras más meditativas e introspectivas. En el pasado, Kmilo hacía uso de colores primarios y secundarios como protagonistas de las piezas y estas variaban de pequeño a gran formato. En In & Out, los lienzos superan los 4 metros y cubren casi por completo las paredes del espacio que corresponden a 5 metros de altura, en este caso utiliza tinta china para pintar. Algo diferente a lo que el conocedor de su obra está acostumbrado.

Kmilo Morales. Pozo, Serie Halos de Agua, 2022. Tinta china sobre lona de algodón 463 x 300 cm.

El Sumi-e es un estilo japonés que utiliza la técnica pictórica de la tinta china para dibujar principalmente en blanco y negro, aunque existen otras variaciones de tinta en colores. En este estilo, si cometes un error no puedes rectificarlo, sino que debes comenzar de nuevo, por lo que requiere grandes cantidades de concentración por parte del artista. Predominan las representaciones de formas y trazos simples, como motivos florales, aunque en el caso de Kmilo, hace uso de los círculos como figura principal. Ya sea sencillos, sin relleno, con fondo relleno totalmente de tinta, pequeños o grande… el círculo es, sin lugar a dudas, el centro creativo de esta serie. Este tipo de arte es uno de los tantos caminos de la filosofía zen, por lo que más que un fin netamente estético es una manera artística espiritual. Kmilo emplea de una forma muy personal este estilo oriental y lo reinventa a través de gigantografías.  

David Beltrán. De Las Llanuras II, 2022. Basado en la fotografía estratigráfica de la obra Desde las Llanuras II de Georgia O'Keefe técnica mixta sobre lienzo 140 x 250 cm.

David Beltrán, por su parte, experimenta en la exposición con una paleta de colores más diversa. Utiliza como técnica la estratigrafía, específicamente la fotografía estratigráfica. Para su creación se vale de un microscopio con el objetivo de observar detalladamente los diferentes estratos de una pintura.

David Beltrán. Azul y Verde de Mujer Azul, 2022. Basado en la fotografía estratigráfica de la obra Mujer en Azul de Pablo Picasso. Técnica mixta sobre lienzo 140 x 250 cm.

Este artista sigue fiel a la producción pictórica que anteriormente habíamos visto en la Biblioteca Nacional José Martí con su proyecto Arqueología del color, 2016, aunque en este caso ha expandido sus horizontes a la utilización de obras internacionales para su producción creativa. En esta exposición en Factoría Habana tenemos el placer de ver la medula de Mujer Azul de Pablo Picasso, Desde las llanuras II de Georgia O´Keefe, La partida de naipes de Balthasar Klossowwki y la unión de tres obras de Miró.

David Beltrán. El Amarillo Cadmio de Miró, 2022. Basado en las fotografías estratigráficas de tres obras de Joán Miró. Técnica mixta sobre lienzo 140 x 250 cm.

Su arte se caracteriza por formular nexos con la ciencia, dado que es a través de la utilización de la misma que puede pintar los estratos de las obras que utiliza. La producción de Beltrán es constantemente una (re)visitación a la Historia del Arte, una vuelta al pasado en el presente sin necesidad de máquinas del tiempo. Su pintura, grosso modo, es una explosión sutil de color, en la que el proceso en sí es mucho más rico que la terminación en términos creativos, aunque las obras son espacios introspectivos que al igual que las de Kmilo invitan a la meditación y al análisis espiritual; son un taladro de paz en la sien.


0 comentarios

Deje un comentario



v1.0 ©2019     Desarrollado por Cubarte