Postales cigarreras


postales-cigarreras
Exposición "Pre(textos), postales cigarreras cubanas", Fototeca de Cuba

Por Claudio Sotolongo

Fotografías: Cortesía del autor

Alejo Carpentier escribe en Crónicas del regreso sobre «una fauna singular, integrada por seres, quienes, de ningún modo, podían aspirar al título de útiles a la sociedad. Me refiero a los coleccionistas de postalitas de Susini […] Las postalitas de Susini hacían furor. Se cotizaban, se jugaban, se trocaban. Existía una banca de ellas en los soportales próximos a la esquina de Zanja y Galiano». La mayoría de los soportales ha desaparecido, pero mucho antes las postalitas pasaron al recuerdo de un tiempo lejano, en el que la vida transcurría sin redes sociales y la imagen fotográfica era tangible en toda su dimensión corpórea.

Las postales cigarreras tuvieron su auge en Cuba durante el período entreguerras, como parte de estrategias de ventas que también incluían cupones, planes de regalo, banderines, carteles promocionales o pines. Todos resultan coleccionables, pero no como las postalitas, denominadas así por sus dimensiones, ya que estas fueron adaptadas al tamaño de la caja de cigarros que las contenía. Impresas con diferentes técnicas, desde la litografía y cromolitografía hasta el rotograbado, las postalitas tienen diferentes texturas y materiales que se reflejan en la calidad de la imagen reproducida. En su mayoría fotográficas, aunque ocasionalmente grabados. Todas las grandes marcas productoras de cigarrillos tuvieron sus postalitas.

La colección de postalitas se completa con un álbum temático que permiten organizar y darle sentido a la colección. En Pre(textos), postales cigarreras cubanas, las curadoras Maybel Elena Martinez y Yahima Rodríguez hacen de la pequeña sala Joaquin Blez en el edificio colonial de la Fototeca una ventana al mundo del coleccionismo de postales cigarreras, a los mecanismos publicitarios alrededor de esa industria y a la relación con España a través de las temáticas de algunos álbumes y postalitas.

Aunque sorprendería la cantidad de coleccionistas y el mercado que aun generan estas postales, la mayoría próximas a cumplir un siglo de producidas, no son particularmente populares entre la población. De ahí que la exposición condense y trate de situar en contexto las postales, anuncios y álbumes, y le permita al público asomarse a ese aspecto de nuestro pasado publicitario.

La muestra inicia con la ampliación de una página interior del álbum España y América Latina. Con más de 2 000 postales, este álbum forma parte de una de las temáticas más populares: la geografía y cultura mundiales. Fábricas como La Corona, Susini y Partagás ofrecieron varios álbumes con esta temática; sin embargo, es en España y América Latina donde el énfasis en la relación con la antigua metrópoli resulta particularmente esclarecedor de una corriente de pensamiento anclada a la aun reciente situación colonial: «veinte naciones jóvenes han surgido a la vida de la civilización y del progreso, unidas a la vieja España por los nexos de la sangre, del idioma y de la religión».

La muestra continúa con una selección de álbumes dedicados a la Historia de Cuba, en la construcción de esta narrativa, el hilo conductor nos conduce hasta la nueva república, Cuba nace como tal el 20 de mayo de 1902, y estos álbumes hacen de todo ese proceso una visión edulcorada y estereotípica de las figuras y hechos precedentes. Según apuntan las curadoras de la muestra, en algunos casos se llega a inferir que es natural el proceso de ocupación norteamericana de 1898 y que estos son aliados de las fuerzas independentistas cubanas, visión que ha sido ampliamente contrastada por la historiografía, incluso la de la época.

La disposición de las imágenes en esta sección de la muestra sigue una línea del tiempo en la que las postales ampliadas guían la lectura cronológica de los hechos de la historia de Cuba. La siguiente sección de la muestra también aprovecha la estructura cronológica, pero esta vez lo hace para colocar la figura de la mujer en las postales. A partir de la producción de la compañía Trinidad y Hnos. reconocidos emprendedores en el panorama republicano, sus series de desnudos femeninos no solo se distinguen de las temáticas populares en los álbumes, sino que además son de los primeros en tratar el cuerpo y su desnudez en la fotografía cubana. En estas colecciones se encuentran fotos de algunos de los estudios de mayor éxito, entre ellos: Segovia, Gumá, Buendía, Hernández, Blez y Rembrandt. Las imágenes publicitarias también aprovecharon la figura femenina para atraer la atención del público.

Completa la exhibición una vitrina donde se muestran algunos de los álbumes, así como documentos, postales sueltas y anuncios relativos a las empresas tabacaleras de la época. De este modo se toca un amplio espectro de temáticas, desde recorridos geográficos hasta álbumes de béisbol. La exposición Pre(textos) hace un recorrido exhaustivo por las postalitas y el conjunto de soportes asociados a ellas. Sin duda un avance de los próximos proyectos que vendrán de la mano de estas dedicadas investigadoras y curadoras.


0 comentarios

Deje un comentario



v1.0 ©2019     Desarrollado por Cubarte