GUY PÉREZ-CISNEROS: VIGENCIA DE UN CRÍTICO


guy-perez-cisneros-vigencia-de-un-critico
GUY PÉREZ-CISNEROS: VIGENCIA DE UN CRÍTICO
Hoy, 7 de junio, Guy Pérez-Cisneros arriba a su 105 aniversario. Investigador, conferencista, crítico, editor, comisario de exposiciones y diplomático: mucho le deben la Historia y la Historiografía del Arte en Cuba al sostenido trabajo de esta insoslayable figura cuya producción literaria (y utilizo el término exprofeso; a veces olvidamos que la crítica es, también, literatura) goza de una vigencia sorprendente y constituye un referente obligatorio para estudiantes y especialistas de artes visuales cubanas.
Pérez-Cisneros colaboró con disímiles publicaciones seriadas (Grafos, Verbum, Espuela de plata, Orígenes), de las que, en algunos casos, fue fundador. Junto a Domingo Ravenet y Rafael Suárez Solís, organizó las muestras colectivas más importantes de cuantas se realizaron en nuestro país antes del triunfo revolucionario: "Presencia de ocho pintores", "El arte en Cuba. Su evolución en la obra de algunos artistas" y "300 años de arte en Cuba", realizadas en la Universidad de La Habana, así como "Exposición de arte contemporáneo cubano", organizada en el Salón de los Pasos Perdidos del Capitolio Nacional con motivo de la II Conferencia Americana de Comisiones Nacionales de Cooperación Intelectual. Dichas muestras contribuyeron sustancialmente a la periodizacion del arte cubano y a la consolidación del espíritu artístico moderno a partir de sus principales exponentes.
Amelia, Portocarrero, Fidelio, Mariano, Víctor Manuel... La mirada crítica de Pérez-Cisneros se detuvo en las poéticas de los principales artistas de ambas hornadas del modernismo insular, prestando necesaria atención a la escultura y el humor gráfico. El conjunto de reseñas que publicó entre 1937 y 1943 hayan su colofón en el ensayo Pintura y escultura en 1943, donde incluyó una suerte de galería imaginaria que recoge obras de los artistas vanguardistas más significativos en su opinión, así como piezas realizadas por creadores extranjeros cuyas poéticas dejaron huellas a considerar en el panorama visual del momento: Hipólito Hidalgo de Caviedes, Salomón Lerner, Max Jiménez y David Álvaro Siqueiros, entre otros.
Este divertimento intelectual demuestra la pericia de Pérez-Cisneros como curador en un momento en el que aún no se había "inventado" el oficio y constituye una experiencia única dentro de la curaduría gestada en nuestro país. Gran parte de dichas ideas serían concretadas en la muestra "Exposición de pintura cubana" que, junto a Ravenet, organizó en 1946 para el Palacio de Bellas Artes de México. Ese mismo año se graduó de la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad habanera con la Tesis Características de la evolución de la pintura en Cuba (siglos XVI, XVII, XVIII y primera mitad del XIX), publicada póstumamente tras el triunfo revolucionario y considerada hoy un texto de referencia.
El centenario de quien tanto hiciera a favor del arte cubano fue debidamente conmemorado en el 2015 con una gran exposición, curada por Roberto Cobas Amate para el Edificio de Arte Cubano del Museo Nacional de Bellas Artes, que incluyó piezas de nuestros vanguardistas imprescindibles y cuyo catálogo contó con valiosos textos de Pedro Pérez-Cisneros, Graziella Pogolotti, Beatriz Gago y el propio Cobas. Ese mismo año, Bellas Artes acogió un Coloquio Homenaje que incluyó intervenciones de Niurka Fanego, Luz Merino Acosta, Roberto Méndez, Reinier Espinosa, Carlos Pla Shelton, Beatriz Gago, Concepción Otero, Camila López y Roxana Martinez: críticos, investigadores, docentes y especialistas interesados en perpetuar el trabajo de Pérez-Cisneros, cuyo nombre brinda título al reconocimiento más significativo que en materia de crítica de arte se entrega en Cuba.
Sirva esta remembranza para volver sobre la significativa y sostenida labor que realizara una de las figuras más importantes dentro de la historia artística y cultural de la Nación: intelectual fidelísimo a la máxima de Jorge Mañach que nos recuerda cómo la conciencia de un pueblo, de un país, sólo puede construirse sobre los cimientos de la memoria.
(En la imagen, Pérez-Cisneros visto por Ravenet; dibujo de 1941).

0 comentarios

Deje un comentario



v1.0 ©2019     Desarrollado por Cubarte