Reynerio Tamayo: “El humor es una forma de supervivencia”


reynerio-tamayo-el-humor-es-una-forma-de-supervivencia

Las redes sociales y otras plataformas virtuales han difundido en los últimos meses algunas de las tantas obras de humor gráfico que, en medio de la coyuntura impuesta por la Covid 19, se ha visto inspirado a concebir Reynerio Tamayo (Niquero, 1968), destacado representante de las artes visuales contemporáneas en el país.

Más de una veintena de exposiciones personales, dentro y fuera de Cuba; así como un número muy superior de muestras colectivas, acumula en su currículo el multipremiado pintor, dibujante, diseñador y escultor; a quien se le reconoce, además, el mérito de haber contribuido a legitimar el humor en nuestras galerías.

Apelando una vez más a las -en estos tiempos multiplicadas- bondades de la internet, el Blog Cubarte pudo sostener un diálogo con el artista.

En qué medida piensa puede servir el humor para enfrentar una situación como la que vive la humanidad con el nuevo coronavirus.

“El humor es una forma de supervivencia, ya que por estos tiempos estamos sometidos a la incertidumbre, al miedo, a la impotencia, etc., ante una pandemia de un nuevo virus que, a parte de su alta contagiosidad, también es capaz de provocar muchas muertes, y esto es un tema muy serio, ya que está en juego la propia vida.

Por eso el humor es capaz de aportar una risa, una agudeza; otra manera de enfrentar esta situación, de sacar la mejor energía en medio de la tristeza y entretener y acompañar a las personas que están en confinamiento. El humor ofrece ese espacio necesario de relajamiento y también ayuda a ver este fenómeno viral con inteligencia y hasta con distensión. El humor puede ser potable en aguas turbias…”

Al igual que otros artistas visuales, Ud. se ha volcado a las redes sociales en esta etapa, fundamentalmente con el humor gráfico. ¿A partir de esta experiencia, qué posibilidades le ve a las plataformas virtuales en el futuro de la promoción y comercialización del arte?

“Como todas las cosas, las redes sociales son medios de conexión que te permiten llegar a un gran número de personas, ya sean conocidas o no. Sabemos que estos medios pueden servir para difundir lo peor pero también lo mejor, para el humor gráfico son herramientas perfectas para poder mostrar los trabajos con una recepción que puede ser de gran alcance.

Es un medio ideal y, por supuesto, sirve para promover y compartir las ideas. Si a esto se une la posibilidad de comercializar, pues mejor todavía. Hay que vivir y dar de comer a la familia, aquí no hay misterios.

También quería destacar otros artistas del humor gráfico que en este periodo de confinamiento han estado mostrando, casi diariamente, trabajos relacionados con el tema del nuevo coronavirus. Es justo mencionar a Arístides Hernández (ARES) y Ángel Boligan, dos genios del humor gráfico y también parte de la nueva generación de humoristas gráficos que vienen teniendo una presencia constante en el panorama nacional e internacional.

Aquí hay que mencionar además a Michel Moro, Brady Izquierdo, Zardoya, Falco;  aparte de otros colegas como Reynaldo Valera, Osmani Simanca, Alfredo Martirena y también el gran artista contemporáneo Duvier del Dago”.

Además de en las obras dedicadas al tema de la Covid 19, ¿ha trabajado en algo más en este período?

“Realmente solo me he concentrado en trabajar en el humor gráfico. Ha sido la salvación en esta etapa de confinamiento. El arte también salva y, con el sabor del humor, pues mejor todavía”.

En un artículo de su autoría, Antonio Eligio (Tonel) comienza afirmando que Ud. es “un artista ubicado en territorio de nadie”, refiriéndose a los vasos comunicantes que existen en su obra entre el humor gráfico y la pintura, no siempre bien asimilados por algunos espectadores. ¿En qué territorio se ubica Ud.?

“Agradecido por la frase del gran maestro cubano Tonel, y creo que tiene razón, nunca me he sentido parte de algún movimiento artístico o tendencia o algo más dentro de las artes visuales. Claro está, que de alguna forma siempre aparece el género del humor en el trabajo, pero también conecto con otras variantes dentro de las artes visuales donde no aparece la temática del humor.

Dejo que las personas que se interesen por mi trabajo decidan libremente dónde ubicar mi universo, no es un tema que me preocupa o que determine mi creación. Al final, en el territorio de nadie lo único que no puede faltar es la imaginación”.

El 2019 dejó para Ud. un buen “saldo” artístico en lo que a exposiciones se refiere. Por razones obvias, este no será igual. ¿Cree que este lapso deje un espacio en blanco en su carrera? ¿Por qué?

“El 2019 fue un gran año, tuve el privilegio de poder exhibir en el Centro de Arte Contemporáneo Wifredo Lam. Fue un año de muchísimo trabajo que culminó con 53 piezas para esta muestra y la bendición de que ocurrió en el medio de las celebraciones por los 500 años de fundación de La Habana. Más no se puede pedir.

No existe un lapso en el tiempo porque para mí este es el único tiempo que tengo. De hecho, hacer los trabajos de humor gráfico es continuar creando, no siento un divorcio entre lo que a veces se trata de arte mayor y el humor gráfico. Ya hemos crecido bastante para ese tipo de prejuicio.

Creo que los artistas desean sacar lo que sienten y compartirlo con las personas. Las ideas cada cual elige de qué forma transmitirlas o expresarlas, me da igual que sea a través del dibujo en el género del humor gráfico, la pintura, la escultura, el grabado, vídeos, performance, instalaciones artísticas, etc.

Lo que no puede faltar es el universo personal y el deseo constante de crear. Hay una frase conocida del gran maestro Max Ernst que decía el artista que se sienta satisfecho está muerto”.

¿Algún proyecto para cuando el país arribe a la “nueva normalidad”?

“Sí, siempre hay trabajo y proyectos, aunque serán proyectos colectivos; ahora me toca descansar de muestras personales. Próximamente estaré participando en dos muestras colectivas, precisamente sobre el tema del coronavirus; una, junto a varios humoristas gráficos en el Centro de Arte Contemporáneo Wifredo Lam y la otra en el Centro de desarrollo de las Artes Visuales. Existen otras propuestas que estamos a la espera que se confirmen, pero mi participación siempre seria en muestras colectivas.

Ahora nos corresponde a todos continuar con los cuidados requeridos para protegerse de esta pandemia que tiene al mundo de patas para arriba. Solo esperar a aprender de esta lección, sin olvidar que existen otros problemas que abruman a la humanidad y donde el hombre lleva tiempo comportándose como un virus o una plaga que puede definir el destino de la especie humana en el futuro”.

 

Fuente: http://cubarte.cult.cu/blog-cubarte/reynerio-tamayo-el-humor-es-una-forma-de-supervivencia/


0 comentarios

Deje un comentario



v1.0 ©2019     Desarrollado por Cubarte